La silla y yo

Estoy sentada en una silla metálica y rosa. La silla y yo –buenas amigas ahora– estamos en el café que se llama “Lonely’s”. Estamos afuera. Adentro hay ruido, y no nos gusta el ruido. Entonces, ahí estamos –la silla y yo– juntas y en paz.

La elegí a esta silla porque es la única que tiene un respaldo. También está a la sombra de un árbol. Y estas dos cosas, bueno, ¿hay algo mejor? Claro que no.

El café que estoy tomando es bueno. No pedí nunguna comida; traje un trozo del pan de banana de casa. Me encanta, aunque la próxima vez voy a añadir un poco más de miel.

Esta tarde tengo que trabajar, a las 2. Antes de trabajar, tengo que asistir a una cita médica con mi doctora favorita. Y antes de la cita, tengo que volver a casa y ducharme. Y antes de todo esto, tengo que tomar mi café.

Bueno… gracias a esta silla por la amistad esta mañana. ¡Nos vemos pronto!